El gran error de aceptar el reggaeton (3)

​En el segundo parlamento sobre el reggaeton, publicado la semana pasada, me quedé hablando sobre los productores de reggaeton, que no son capaces de ​componer una nota. Todo lo hacen a través del programita de ordenador (el DAW, la Estación de Trabajo Digital de Audio), sin el cual esos "compositores" no son absolutamente nadie​​. Y no lo digo yo: leí, en pleno furor por esa innombrable canción"firmada" por un tal Luis Fonsi, a ​varios indocumentados ensalzando ​una "genialidad" ​en esa canción justo antes del estribillo​, para lo cual el compositor ​​"rompe el flujo de trabajo de un software de producción musical​" (sic). Está diciéndole a​l mundo entero en ​la puta cara que el compositor de la música es el software de producción musical y considera "genial" que el "compositor" fuese capaz de manejarlo en ese segundo bíblico. Sus huevos ahí. ¿Genialidad? ¿Un "ritenuto", un "ritardando", un "calderón", una "fermata", un "rubato", un "ad libitum" (podría tener mil apariencias y ​otros tantos nombres) una genialidad? A eso hemos llegado: un ​individuo es artista por tener don de gentes y cara bonita y un productor es un genio por componer. Si ​un detalle tan nimio y tan manoseado en la Historia de la Música, también practicado en las músicas populares urbanas, no sólo le parece una genialidad a los fans del reggaeton, sino también a los periodistas y a los críticos musicales y el resto del mundo lo acepta sin más crítica, nos hemos ido a la mierda musical literalmente.

quote-left

​Está diciéndole a​l mundo entero en ​la puta cara que el compositor de la música es el software de producción musical y considera "genial" que el "compositor" fuese capaz de manejarlo en ese segundo bíblico. Sus huevos ahí.

​​Dije que le había declarado la guerra al reggaeton, en primer lugar, por su mediocridad. Y una vez más digo que no le he declarado la guerra al reggaeton por ​los ideales materialistas, machistas y obscenos que pone en pie. En segundo lugar, le he declarado la guerra por la sobrecontaminación. El reggaeton suena por todas partes y más frecuentemente en los lugares donde hacemos vida social: concretamente, donde bebemos y bailamos. Ahí está la contaminación más grave y donde terminamos aceptándolo. Porque es un lugar para la fiesta, no es el momento para estar rechazando nada. Eres un aguafiestas, ¡sólo es música! Ya lo has estropeado.

​Bien, igual tú no compras jamás discos de reggaeton ni lo escuchas en tu casa ni en el Spotify ni en el Youtube, pero lo conviertes en ​necesario cuando lo aceptas estando de fiesta. ​Y lo aceptas porque la industria musical trata al reggaeton ​dentro de los once principios de la propaganda de Goebbels:

​Esa es la gran baza del reggaeton. Mira Microsoft y sus productos informáticos. A Microsoft "nadie" le paga y "todo" el mundo le piratea; pero al aceptar y usar solamente sus estándares lo convertimos en imprescindible y, por tanto, ​lo pagamos doble cuando es necesario. Por ejemplo, con miles (¿millones?) de licencias de pago en los mismos organismos oficiales que mantenemos con nuestros impuestos. Del mismo modo, al aceptar el reggaeton​ hacemos que se reproduzca y genere derechos de autor. Lo alimentamos aunque no lo paguemos directamente.

quote-left

​Le compran al​ perro un collar nuevo y dicen que el perro es nuevo. Y por nuestra falta de criterio tragamos y pensamos que nos ofrecen cosas nuevas.

​¿Y por qué hay tan pocos testimonios de artistas "de renombre" como los siguientes, abiertamente en contra de esta manipulación que el reggaeton ejerce sobre la población?

​Otra de las razones por las que el reggaeton ha conseguido sobrevivir tantos años en la cima es por el engaño comercial de ​la industria de, quasi veladamente, cambiarle el nombre a "electro latino" ​hace unos años y ahora ​a "trap". ​Le compran al​ perro un collar nuevo y dicen que el perro es nuevo. Y por nuestra falta de criterio tragamos y pensamos que nos ofrecen cosas nuevas.

​Y para rematar, existe una sobeteada excusa que no sería la primera vez que oigo: ​que detrás del reggaeton hay trabajadores honrados, artistas que luchan y familias que comen. OK, McKey: también hay todo esto detrás de los que hacen propaganda política y ocultan tramas gurtels y casos ERE​.  Sugerencia (que la puedes considerar o pasar por el forro de donde desees): cada vez que escuches reggaeton, en el contexto que sea, no digas ni hagas nada. Haz caso omiso de todo, ​​como cuando un niño se enrabieta. ​Igual así se calla.

Abrí esta serie de tres capítulos dedicada al reggaeton ​en estos términos: "el reggaeton no es una mierda". Y aunque le tenga declarada la guerra, me reafirmo: ciertamente el reggaeton no es una mierda​. Es una mierda pinchada en un palo.

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

El gran error de aceptar el reggaeton (2)

​El​ rock, una música que muy pocos estarían de acuerdo en censurar es, en general, machista, a veces violenta, reprobable y/o muy oscura según qué ​subgénero o qué banda analicemos. El funk, el hip hop, proyecta​n ​pensamientos también machistas a veces. ​¿No son aún más machistas el tango o el flamenco? El antisemitismo de Wagner podría ser ​hasta repugnante. O podríamos censurar ​a Shostakovich por su relación con el régimen de Stalin,​ uno de los mayores asesinos de la Historia. Las adolescentes se desmayaban viendo a Chuck Berry moverse obscenamente, hasta que los ricos blancos inventaron a Elvis para que sus hijas adorasen a un ídolo que al menos no fuera negro. ​A mí de entrada me ​gusta todo eso, tanto la música como las poses: no soy ningún puritano, ya lo dije en la primera parte de esta encíclica, y distingo bien arte de realidad, y artesanía de ​pantomima. He estado como quince años defendiendo que quien quisiera escuchar (y/o bailar) reggaeton, que lo hiciera. Pero no, me he equivocado. O al menos antes era posible pensar así, pero ya no.

quote-left

​Los gobiernos en general y el de España en particular se preocupan por eliminar del sistema educativo todo lo que consideran superfluo, como la asignatura de música​. Al reducir el sistema a su mínima expresión, procuran que lo único que sepan los ciudadanos sea leer, escribir y hacer cuentas.

​Entre otras cosas, pensaba que la gente ya es mayorcita para decidir lo que quiere escuchar y lo que quiere bailar. Es más: puesto que la música también es un hecho cultural, también pensaba que la gente es libre de decidir qué valores acepta y qué valores transmite. ​Tenemos el sentido crítico desarrollado, así que sabemos distinguir lo que vale y lo que no, la realidad de la ficción... ¿o no? Pues no sé qué decirte: a tenor de la cantidad de niños que están expuestos alegremente a toda esa sarta de dudosos valores, parece que los mayores vivimos en los mundos de Yupi. ​Al respecto, estoy bastante de acuerdo con el siguiente artículo de http://www.bebesymas.com. Es más, ​que los niños no ​deberían escuchar reggaeton (al menos el de contenido inadecuado, que es el que tratamos aquí), ​es tan obvio como que no deberían escuchar ​Death Metal.

https://www.bebesymas.com

​​A decir verdad, sobran las razones. Y si este artículo es necesario, es porque los adultos "responsables" no tenemos sentido crítico ni tenemos conciencia del poder adoctrinador de la música, porque ​en el colegio no nos enseñan nada de eso, ni en casa lo conocen (papá y mamá también fueron al colegio). ​Los gobiernos en general y el de España en particular se preocupan por eliminar del sistema educativo todo lo que consideran superfluo, como la asignatura de música​. Al reducir el sistema a su mínima expresión ("dejemos solamente la lengua y las matemáticas y pongamos alguna cosa más para hacer bulto"), procuran que lo único que sepan los ciudadanos sea leer, escribir y hacer cuentas. Grosso modo. ​El sistema educativo, en contra de lo que debería, no enseña a ​nadie a crearse un futuro. ​Está ​más bien orientado a ​infundir miedo en ​la ciudadanía para​ que solo sepan trabaja​r para el futuro de otros. Las clases altas tienen que asegurarse mucha mano de obra y muy barata: lo mejor es ​enseñarles a todos esos curritos a que aspiren a competir por títulos y puestos de trabajo por cuenta ajena y solamente a eso.

​Cuando escuchas música estás ​dando forma, entre otras cosas, a tu propio pensamiento y a tus ideales, igual que cuando lees poesía, o prosa, o te empapas de cualquier arte. Quien habla, quien toca, quien canta, y no sólo con la letra, sino también con su música (y especialmente con ella), te está infundiendo una serie de ideas y de valores. No es solamente música: piensa en toda la música que te ha acompañado durante tu vida y compara eso con quien eres tú y fliparás con la de coincidencias que encuentras. ​Si ​para ti, como es muy común hoy día, ​el reggaeton es solamente​ alegría y fiesta y baile, ​te equivocas de parte a parte. Y a lo mejor ​​crees estar de acuerdo conmigo y ​supones, como también es muy común, que el reggaeton transmite ​machismo, violencia sexual, lenguaje pobre, materialismo, obscenidad y toda esa serie de excelsos ideales, pero no es solo eso o no es tanto por eso. En esos términos se expresa en el siguiente vídeo Aldo Narejos, que es un cantautor al que admiro bastante, sobre todo por su ​labor bastante rigurosa a favor de que la gente escuche música con criterio:

​Es, posiblemente, el vídeo de Aldo Narejos con el que menos de acuerdo estoy. Si te lo planto aquí es para que compares tus propias ideas con las suyas: ¿crees, igual que él, que el reggaeton debería ser tratado por las leyes al mismo nivel que el porno? Mira, ya te he dado una idea para que me pongas un comentario ​más abajo.

quote-left

​La mayoría de la población ​llama artistas a los cantantes de este estilo, los considera músicos, cree que cantan, que componen, o incluso que tocan, y eso es por una falta absoluta de pensamiento crítico.

​Ya lo dije antes: no es por ​los ideales materialistas, machistas y obscenos que pone en pie, también a otras músicas de cierto valor se les ​puede acusar de ello: es por su ​artesanía mediocre y su falta de ​aspiración artística. Eso es lo que transmite realmente la música del reggaeton: mediocridad y falta de aspiraciones. La mayoría de la población ​llama artistas a los cantantes de este estilo, los considera músicos, cree que cantan, que componen, o incluso que tocan, y eso es por una falta absoluta de pensamiento crítico. Seamos claros, para "crear" ​canciones de reggaeton sólo hace falta escribir la primera (que no lleva mucho tiempo, no vamos a engañarnos) y para el resto basta cambiar la letra (​redistribuir las mismas palabras también cuela) y apretar un botón. Todas las canciones van sobre el mismo ritmo (tummm-patú-pa tummm-patú-pa) ejecutado con los mismos sonidos, los mismos patrones armónicos basados en cuatro acordes (Im-bVI-bIII-bVII, o bien I-V-VIm-IV, o bien Im-bVI-bVII-Im), arreglado con las mismas instrumentaciones​ y siempre bien cargadas con el autotune que hace que ​la voz ñoña, absurda, desafinada y destalentada que emite el "cantante" se afine automáticamente, porque el software musical se ​encarga de hacer hasta eso. ​Lo único que tiene que hacer el "artista" que sirve como imagen es figurar. A veces baila, aunque lo normal es que solo bailen las mujeres que tiene alrededor, sometidas por una sobredosis de su testosterona de puro macho alfa 24k.

​Y por​ hoy creo que basta. La ​cuestión da para un episodio más, así que la próxima semana espero terminar de una vez con este asunto. No olvides dejarme tus comentarios, o incluso tus exabruptos​ si quieres.

https://www.grijalvo.com/Goebbels/Once_principios_de_la_propaganda.htm

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

El gran error de aceptar el reggaeton (1)

El reggaeton no es una mierda. Al fin y al cabo se hace con sonido, con ruido, con lo que quieras, pero entra por el oído y se hace con una intención artística, luego es música te guste o no. Eso es lo que he venido pensando desde hace aproximadamente quince años, ​con la esperanza además de que, como todas las modas, sería sustituida por otra.

​Es curioso: el reggaeton empezó a invadir las listas de éxitos a nivel mundial hacia 2002, hace la friolera de quince años. Recuerdo que oía ese "tummm-patú-pa túmmm-patú-pa" ​sonando por los altavoces de los coches de los canis y me preguntaba qué leche sería esa vaina. Por el camino me enteré de lo que era, me desconcertó el nombre (¿algo que lleva "reggae" en el nombre y no suena ni parecido al "reggae"?) y ​durante años asistí perplejo, como ​el resto del mundo, ​a ​una carrera desenfrenada de los ​artistas pop más célebres​ por integrarlo en sus canciones. Recuerdo ver en la tele a David Bustamante, alrededor de 2005, diciendo que iba a cantar una canción nueva que tenía un ritmo nuevo que se llamaba "riguitón" (sic).

​Y yo pensando: "caray, ¿un 3-3-2, un tresillo cubano, un patrón de rumbita? ¿Una base rítmica que hacen hasta los Iron Maiden? ¿​En serio ha dicho "ritmo nuevo"? Apagué la tele y me fui a dormir tan tranquilo, pensando que era un sueño.

​Y al día siguiente todo seguía igual. Y el reggaeton escalando puestos. "Bueno, alguna cosa queda que escuchar por ahí en las listas de éxitos... me parece". ​Para serte sincero, aquellos años los pasé escuchando música que no le gustaba a casi nadie, así que no estaba muy bien informado, pero ya se encarga la industria musical de contaminar los oídos​, hasta del más indieundergroudbajosfondosborderline. Se me iban contaminando, aunque muy poco a poco; hasta que me puse a dar clase. Como profesor conectado con mis alumnos, y más aún siendo de música, ​conozco bastante bien lo que escuchan. Y he constatado un subidón brutal del reggaeton en los últimos años.

​Así que algo que ​empezó a ser tendencia a nivel internacional ​a principios de los​ 2000 fue adoptado ​entre mediados y finales de la década por ​cantantes consagrados y ​ha terminado copando ​las radios y las televisiones de todo el mundo en estos últimos años. Miras cualquier lista de éxitos y ahí están artistas de reggaeton apareciendo y desapareciendo por doquier, artistas de pop haciendo algo parecido al reggaeton y, más extraño todavía, artistas no hispano​s flirteando con él y público angloparlante enamorándose de este subgénero. Y concretamente de esa innombrable canción de un tal Luis que nos ​ha aturdido auditivamente en 2017. Y he visto cómo ​ese subgénero casi para adultos se normalizaba y se colaba en las fiestas de cumpleaños de los niños, en las casas y hasta en los colegios. Soporto a menudo fiestas de cumpleaños de niños de entre cuatro y doce años en las que lo único que suena es reggaeton y donde los niños solo cantan y bailan reggaeton, sin que a nadie le parezca un hecho ​anormal​​, ni mucho menos algo sonrojante para organizadores ni asistentes.

​Es decir, lo que ​parecía una moda pasajera ha seguido subiendo como la espuma durante más de una década. ¿Qué será lo próximo? Yo lo veo: Linkin Park, Red Hot Chili Peppers o AC DC haciendo reggaeton. De estos últimos, ahora que les falta Malcolm Young, hasta podría ser creíble... ¿Pero acaso tú creías que esto del reggaeton iba a durar tanto? ¡Pues entonces!

​Y no me preocupa la libertad de expresión, no tengo nada en contra de que la gente diga burradas en público y me ​hacen reír ​muchos chistes y gracias de mal gusto. No me molesta que el reggaeton exista, que sea simple, que transmita mensajes de dudosa moral, puesto que por encima de todo es un arte, un artificio, una ficción.​ Lo que me preocupa es la intoxicación​ y la aceptación y normalización de ​esa intoxicación. He acabado harto, muy harto y más que harto, y no ​soy ni mucho menos único en el mundo. Llevo quince años diciendo que es música, que quien quiera que lo escuche y el que no, no y que ole la libertad de expresión. He esperado pacientemente a que la gente se aburriera y este coñazo se desinflara. He tenido fe en mis alumnos adolescentes que, además de músicos, son normalmente de los ​que más capacidad crítica ​tienen, dada su constancia en el estudio, su esfuerzo y sus ​aptitudes. Pero la intoxicación reggaetonera les ha envenenado ​también a ellos (¡sobre todo a ellas, que es lo que más me ha terminado de indignar!), como al resto de seres humanos sin ​atisbos de pensamiento crítico.

​​Lo tuyo, reggaeton, ya ha pasado de libertad de expresión y se ha convertido en pura propaganda​, así que se acabó​: o tú o yo. No más ​"tummm-patú-pa túmmm-patú-pa". ​Te declaro la guerra.

La próxima semana entraremos un poco más en harina, porque aún tengo que terminar de explicar por qué es un error que aceptes el reggaeton. ​Me gustaría desgranar el asunto con calma, así que vete preparando para la segunda parte de esta historia.

Mientras tanto déjame ahí debajo, en los comentarios, tus impresiones sobre el reggaeton. ¿Te gusta? ¿Crees, como yo, que es una intoxicación?

Se admiten todos los insultos y palabrotas que desees... XD

Gracias por leerme, nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

Jamiroquai en Madrid 2017

Ni me hables. Mañana 25 de noviembre Jamiroquai, una de mis bandas favoritas, toca en Madrid. Es lo más cerca que puedo estar de verlos​, y ​no puedo ir.

​Jamiroquai son para mí uno de esos ídolos de los que recuerdas perfectamente cómo te enamoraste​; os pongo en situación. España, principios de los 90: el bakalao, el rock y el grunge lo petan a partes iguales. Todo el mundo flipa con los discos de remixes (¿quién no recuerda Máquina Total​?). Están locos con Chimo Bayo y unos nuevos que se llaman 2 Unlimited. También adoran a​ Guns N' Roses, aunque por otro lado no paran de rayar el Nevermind de Nirvana.

​Así me las veo yo en verano de 1993, absorbiéndolo todo, cuando descubro un estilo llamado Acid Jazz que mezcla funk, soul, jazz y disco (aunque yo aún no tenga ni idea de lo que es eso) y que viene desde el mismo corazón del Reino Unido. Bueno, en realidad el Acid Jazz llega a España un poco de refilón: de hecho los Brand New Heavies, que son el grupo insignia del movimiento, apenas tienen pegada. Pero en la radio oigo un día "Too Young To Die" de una banda llamada Jamiroquai, que acaba de publicar su primer disco, "Emergency On Planet Earth". Ese sonido, ese ritmo y esa voz ​son irresistibles: señoras y señores, Trabas acaba de descubrir qué significa​ groove, aunque nunca ​ha oído esa palabra ni sabe cómo se escribe o cómo se pronuncia. ​Además, Trabas tiene una oreja frente a la otra, puesto que pasa muchos años pensando que el vocalista Jay Kay es en realidad una joven negra (¡verídico!).

​Casi veinticinco años después, aún es uno de mis temas favoritos. Hay miles de bajos en el mundo que me vuelven loco, ​montones de voces ​capaces de calarme bien hondo, armonías que me encienden, arreglos de cuerda, de metales, de guitarras funk, que me ​maravillan. Pero nadie ​ha combinado todo eso ​como si se tratara de una auténtica alineación de planetas​​.

​A pesar del paso por la adolescencia de los siguientes años, de mi ​obsesión por el rock, por el grunge, el punk rock y el heavy metal, de mi ​devoción y fidelidad absolutas hacia músicas clásicas y contemporáneas y mi atracción por algunas músicas electrónicas​ o por el flamenco, mantuve una ​pasión irresistible ​por esta gente. El año 2000, cuando ellos ya llevaban cuatro discos publicados, vi el "Emergency On Planet Earth" de oferta en el Carrefour de Valladolid (aunque creo que aún se llamaba Continente) y lo compré.

​Aquellos años ​mi amor por ellos crecía de manera ​directamente (¿o es "inversamente"?) proporcional a su declive comercial: ​iba pirateando sus discos y comprando otros, hasta que en 2010 sacaron "Rock Dust Light Star", posiblemente su disco menos popular. Mi hermana tuvo el tremendo acierto de regalármelo en Navidad​, así que me hice fan acérrimo y definitivo y por fin fui a verlos en directo: ​Málaga, agosto de 2011​, un año en el que curiosamente se dejaron caer por España las tres grandes bandas del Acid Jazz (Jamiroquai, Incognito, The Brand New Heavies). ​Mi ​pasión por el acid jazz​, el funk y el soul ​terminó siendo prioritaria y ​prácticamente no hago otra cosa desde entonces que empaparme hasta el tuétano con ​música de estos estilos y similares. Hasta el punto de fundar Trabas Project y empezar a hacer yo mismo música de corte similar.

​Ha sido un año bueno para el Acid Jazz en España: Jamiroquai cayeron en Barcelona en julio, tuvimos en septiembre a Incognito y ahora Jamiroquai vuelven a Madrid. Pero no he podido verlos a ninguno ni voy a poder. Y este año en la gira Jay Kay lleva un casco cibernético ​que me tiene loco​. Y con lo vagos que son para sacar discos e ir de gira, a ver cuándo puedo volver a verlos. Así que ni me hables.

​Hablo en sentido figurado​, ​pues ahora te toca contarme ​algo al respecto: ¿has tenido alguna relación ​de larga duración​ con algún grupo musical o alguna música en especial? ¿Hay algún músico o cantante que te vuelva loquísim@? Pónmelo en los comentarios, anda, que me gusta cotillear.

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

(Re)descubriendo a Michael Jackson (2)

Hablaba el otro día de que he vuelto a hacerme fan de Michael Jackson y me comprometí a estudiar por qué.​ Si lo tomamos a la ligera, me vas a decir que es por nostalgia de la infancia y todo eso, que podría ser, pero vamos un poco más allá.

​Digamos que por el camino me he ido enamorando de muchas músicas​. De pequeño sólo tenía la (amplísima, por cierto) colección de cintas de mi padre. Recuerdo que la primera vez que sentí algo realmente intenso escuchando música fue con el tercer corte de una de aquellas cintas​: "Grandes películas de guerra", ​de la Orquesta Herman Helmer, que contenía los temas más célebres de las más célebres películas bélicas: "El puente sobre el río Kwai", "La gran evasión", "Lawrence de Arabia"... Y ese tercer corte era "¿Arde Paris?", el ​vals de Maurice Jarre para la película de homónimo nombre. Tengo el recuerdo de aquellos instantes muy presente, pero cuando escucho la música ahora no tengo la misma sensación. También recuerdo emoción escuchando a Queen o a Celtas Cortos, por poner ejemplos extremos. Pero ya no me dicen nada de lo que me decían en su momento: he cambiado. Por lo tanto, tiene que haber una conexión de los nuevos sentimientos con los antiguos, y en el funk está la clave.

No me dio por el funk antes porque "no es lo adecuado" en un varón blanco heterosexual; ahora tengo la suerte de que esas memeces me la traigan sin cuidado. El funk, con sus pelucones y sus lentejuelas, ha sido tradicionalmente relacionado con el público homosexual, más aún en su asociación con la música disco. Todo el mundo está pensando ahora mismo en Gloria Gaynor, o quizá en Donna Summer.​ Y todos esos grupos (Earth, Wind & Fire, Kool & The Gang) que se disfrazaban de esas formas tan extravagantes... Hasta James Brown tenía una pinta rara.

Cosas de la España profunda. El caso es que he vuelto a ​Michael Jackson sólo después de haber cambiado y haber abrazado el funk. Y puede que Michael Jackson no sea realmente funk, por eso lo llamaban "Rey del pop", pero el fondo sí es funk. Los Jackson Five, igual que los Jacksons, eran puro disco funk. ​Y cuando realmente Michael Jackson ​daba un golpe definitivo que lo lanzaba directo al estrellato y lo separaba de sus hermanos fue con su quinto disco, "Off The Wall", una colosal apología del disco funk. Que ​llegaba ​cuando el funk ya estaba en declive​ y ​que aún así fue un rotundo exitazo cara al público​ (está en la lista de los discos más vendidos de la historia: no es mucho, pero tampoco está mal).​ Ahí tienes cortes como "Don't Stop 'Til You Get Enough", "Rock With You", "I Can't Help It"... Todo el disco es oro​ (salvo quizá "Girlfriend", que Paul McCartney se ​podía haber metido por semejante parte). ​En "Thriller" aún hay canciones ​que suenan a funk en fondo y forma (el tema homónimo​, verbigracia)​. "Bad" no es más que puro funk disfrazado de pop. A partir de su "Dangerous" el giro al pop parece cada vez más evidente, por eso desde ahí empieza a conectar menos conmigo.

​Ya te lo he dicho, y lo matizo: he vuelto a hacerme fan de Michael Jackson, y sobre todo del Michael Jackson​ que exhibía más intensamente sus raíces funk.

​Así que tenemos la excusa perfecta para repasar ​algunos temitas de este genio y debatir. ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de Michael Jackson?​ Cuéntame ahí abajo en los comentarios, anda.

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

(Re)descubriendo a Michael Jackson (1)

​Hola, Trabit@s. Hoy he venido al blog a reconocer... -redoble de timbal-... ¡Que me he vuelto a hacer fan de Michael Jackson!

​Vaya tela con el desfasao este, estarás pensando. No, si eso ya lo sé yo. A Michael Jackson todo el mundo lo conocía cuando yo era pequeño, pero me hice realmente fan a los ocho o nueve años, cuando el profesor de inglés del instituto donde trabajaba mi madre me grabó "Thriller" y "Bad" en sendas cintas. No recuerdo quién era aquel hombre ni cómo se llamaba ni nada (le preguntaré a mi madre algún día), pero es posible que me cambiara la vida.

​¿Que no te gusta Michael Jackson? Pues qué me vas a contar, si ese era yo hace medio año. Aquí me veo ​ahora, a mis treinta ​y muchos​, redescubriendo al Rey (¡aparta, Elvis!). Al crecer me dejó de gustar e incluso lo aborrecí. Aún hoy día hay canciones que aborrezco, sobre todo algunas de​l "Dangerous" en adelante: "Will You Be There" o "Heal The World", por ejemplo (puaj, qué pasteladas).

En fin, al grano: ​sucedió que fui hace unos meses a ver "Gru 3", como muchos padres con niños pequeños, y me parecieron más que divertidas las canciones. Independientemente de las aportaciones de Pharrel Williams, que se ha encargado de ambientar las tres películas de la saga con canciones originales de buena factura (​como muestra, el megahit "Happy"), la selección musical incluye ​temas clásicos del pop de los ochenta​, muy acordes con la personalidad del malo malísimo, que ​es un ex niño prodigio de la televisión venido a menos que clama venganza. Y entre ellas, cómo no, "Bad", de Michael Jackson.

​No sé si hay alguien más en ​una situación parecida a la mía, pero mis niños se convirtieron en fans gracias al "Bad" que suena en la película (es cierto que se han vuelto unos pesaos y ya no quieren escuchar otra cosa, ​aunque de eso ya hablaremos en otro ​artículo)​ y yo me he tenido que ​hacer fan también. ​Volver a escuchar ​ese estribillo y se me erizaban los pelos de la espalda.

¡Que te lo juro que es verdad! ​Aunque realmente no entiendo por qué, porque es solamente pop y a mí me van cosas que tiran más a negro​. Ponme a Curtis Mayfield. Ponme a Earth, Wind & Fire. Ponme a Jamiroquai. ¿​Pero por qué Michael Jackson?

Escucha, voy a pensarlo unos días y ya ​te ​lo explicaré en una nueva entrada, ¿OK?

​¿A ​ti también te ha pasado eso de perder el interés por un músico o un tipo de música concreto y al crecer volver a recuperarlo? ¡Es como volver a nacer! (Lo pregunto para que me lo cuentes en los comentarios, que ya sabes que me encanta cotillear XD)

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

Continue Reading

Acerca de la fiesta de Halloween y el sentido crítico

¡​Que no, hombre, que no pasa nada con Halloween! La fiesta más importada ​e impostada de nuestro calendario ha llegado de nuevo.​ ¿Insustancial? Sí, puede ser. ​Hace veinte años​ yo la​ rechazaba y repudiaba, y conmigo ​la mayoría de mis compañeros de adolescencia. Sin embargo, hoy día mis alumnos adolescentes no sólo la aceptan, sino que la esperan con cierto revuelo y la viven con cierta intensidad. Cómo cambian los tiempos, Venancio, ¿qué te parece?

​Pero ¿y el resto del mundo, los adultos maduros y con sentido crítico desarrollado? A la gran mayoría, siendo muy optimista, ​le parece ​que simplemente hay que aguantarla para que los niños se lo pasen bien: se disfrazan, salen a la calle, piden chuches... Que es una importación americana, una pijada y una amenaza para nuestra tradición de Todos los Santos, que esa , o eso creemos, es profunda y cumple su función, que es conectarnos con ​la muerte, recordarnos que es parte de la vida y concienciarnos de que todo lo vivo (también lo inerte, aunque menos) que puebla nuestro planeta tiene fecha de caducidad.

​Pero vamos a ver... ​Me dicen que Todos los Santos es una tradición muy española, muy profunda y ​muy cierta, ​y ​resulta que no se celebra ​igual ​en ningún lugar de España y encima jamás la viví yo​ de ninguna manera (seguramente ​tampoco mis compañeros de adolescencia). Todos los Santos era un día en el que no había instituto y eso estaba de puta madre, ​hasta ahí la fiesta, no había nada más. ¿​Acaso los mayores de ​treinta años​ (menores de cincuenta) que me estáis leyendo vivisteis Todos los Santos con la profundidad y el sentimiento que tanto se le atribuyen? Pues eso, que lo de que Halloween amenaza nuestra tradición no lo entiendo, porque esa tradición simplemente no existe, o bien lleva décadas en vías de extinción​.

quote-left

Cuando Valle-Inclán, por boca de Max Estrella, ​sentencia ​"Este pueblo miserable transforma todos los grandes conceptos en un cuento de beatas costureras", ignora que es una conducta consustancial a la especie humana entera.

​​Porque entiendo que todos aquí conocen ​​el origen de Halloween: ya hemos leído (Internet nos lo permite), que fueron los irlandeses los que la exportaron a Norteamérica. ¿O no hemos aprendido estos años que tiene una raíz celta? Ellos, los celtas, tenían esa festividad del "Samhain" ("​Samaín" en Galicia) y la trajeron a la península cuando poblaron el norte de España​. Hay distintas celebraciones de esta fiesta en ​nuestro terruño. En Andalucía, por ejemplo, se habla de la fiesta de Tosantos. Sea como fuere, los celtas creían firmemente que los espíritus de los muertos volvían la noche del 31 de octubre y se los podían llevar al otro lado, por eso se disfrazaban de espíritus, pasaban la noche en vela​ y ​practicaban una serie de ritos. ​¿Disfrazarse y hacer cosas? ¿A qué me sonará eso?


​​Así que ​Halloween ​​tiene un origen religioso o al menos espiritual​, como La Navidad, el Carnaval​ o la Semana Santa​. Y por tanto frívolo no es, pero ​​al ser religioso​ ya no nos lo creemos​. ​La raíz religiosa, espiritual y quizá profunda (​serias dudas de que lo religioso sea profundo, ​​pues la base de la religión​ es un cuento) de las tradiciones se termina perdiendo por pura y natural inercia. Ahí tienes la idiotez navideña de comprar, regalar, comer, comprar y comprar, hincharse, regalar y regalar. ¿Y no ​es el Carnaval ​simplemente una fiesta en la que te disfrazas de cualquier gilipollez para hacer el gilipollas? Cuando Valle-Inclán, por boca de Max Estrella, ​sentencia ​"Este pueblo miserable transforma todos los grandes conceptos en un cuento de beatas costureras", ignora que es una conducta consustancial a la especie humana entera. No sólo eso, sino que es algo natural: hay necesidad de una celebración porque el pueblo tiene unas creencias, ergo cuando las creencias desaparecen, ​solamente ​perdura lo festivo, lo pagano. Y ​lo pagano juega a favor de algo tan saludable como no tomarnos demasiado en serio a nosotros mismos. He aquí el ​meollo de mi opinión sobre Halloween.

​¿​​Sucede que solo por ser una frivolidad ya hay que rechazarla? ​Sucede que, ​si ​unos tenemos motivos para que se celebre una fiesta, otros los tendrán para aguarla​, como muchos quieren aguar la Navidad, el Carnaval o la Semana Santa. ¿Pero a ti qué más te da? ¿​Acaso resulta ahora que no somos en España dados a celebraciones?

Halloween, como todas las fiestas relativamente inocuas, sean importadas o no, no necesita detractores, sino que los que la celebran lo hagan con un profundo sentido crítico, sobre todo con el fin de esquivar los cupones descuento ​tipo "HALLO17", "halloweendiscount"​ y tal. Que esos sí, ya sabemos que nos toman ​las greñas igual o más​ que esa mierda del Black Friday.

​¿Es o no es? Te toca, más abajo puedes contarme tú qué te parece esto de Halloween.

Y si no, nos vemos en el próximo post.

​Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

Acerca de la fiesta de Halloween y el sentido crítico

Trabas Project CIERRA

​Que nadie se alarme aunque ​el título dé ​algún motivo: el cierre es parcial. Llamo la atención porque creo que debo una explicación a la gente que me sigue a través de este blog y de las redes sociales.

​Soy compositor. Hago música "contemporánea": la agarro de las ideas que me bombardean y la organizo en partituras que luego instrumentistas cualificados ​descifran e interpretan para un público reducido​, específico y exigente. Durante años he trabajado con músicos de ese mundo en ocasiones mucho más underground que lo que los no iniciados entienden por underground.

"Tristezas de la luna muerta" (2014),

para Flauta, Clarinete, Violín, Violonchelo y Guitarra Eléctrica

Creé Trabas Project principalmente por un deseo de volver a tocar, ya que la partitura me había alejado de mi propia experiencia como instrumentista. También, puesto que ​algunas músicas "populares" han sido inspiración para mis obras ​como compositor, quería ​crear e interpretar ​algo en torno al funk, el acid jazz y la electrónica, ​​músicas populares ​que me han emocionado durante años. También por ​hacer algo que llegara a un público más amplio.

Y todo ello me exigía aprendizaje, reaprendizaje, adaptación, compromiso y trabajo. He invertido en este proyecto mucho esfuerzo y también he recibido mucha ayuda y mucho apoyo. Cuando llegó septiembre fui diseñando una nueva temporada para el proyecto, ​creando y ampliando​ algunas líneas ​para diversificarlo, con el objetivo de encontrar el público que (casi) todo artista necesita.

Pero al intentar poner todo eso en pie se me ha venido encima, no puedo comprometerme con esto más que lo justo. Sigo necesitando este proyecto y seguiré haciendo música, que para eso nací, pero con recursos más limitados. Soltaré ​el lastre necesario para ​reducir Trabas Project a una humilde expresión de sus pretensiones iniciales.

¿Esto qué significa? Para empezar, voy a dejar abandonadas las redes sociales. Todas esas publicaciones​ diarias que aparecían en Twitter, Facebook, Instagram y mantenían viva la atención sobre el proyecto desaparecerán. ​Además, Trabas Project Radio se cancela definitivamente (gracias así de gordas a los que estuvisteis en el primer programa en YouTube, espero que sepáis disculpar mi decisión). ​Tampoco, al menos a corto plazo, habrá nuevos covers en el canal de YouTube ni ampliaré mi otro canal​ ("Música y sinergia").

¡Pero Trabas, copón, ​si al final no vas a hacer nada! ​Bueno, mucho no, pero algo haré. Seguiré escribiendo este blog, ​que tendrá publicaciones ​semanales. ​Terminaré, aunque ahora sin fecha, el EP que tenía previsto publicar en noviembre. De vez en cuando emitiré en vivo por sorpresa​, a través de Facebook, ​YouTube, ​Instagram, Periscope... no lo sé.

Y lo más importante de todo: mantendré la lista de correo activa. Así que el que quiera seguirme y saber más, el único y exclusivo recurso que le queda es suscribirse.

Thrive Leads Shortcode could not be rendered, please check it in Thrive Leads Section!

​Gracias, Trabit@s, vosotros sabréis disculpar mis torpezas. Nos seguimos viendo.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

25 años de “When You Gonna Learn?” de Jamiroquai

​Efectivamente, hoy 19 de octubre de 2017 hace 25 años que Jamiroquai publicaban su primer single, "When You Gonna Learn?", en el mítico sello Acid Jazz Records. Aunque al año siguiente fue reeditado por Sony, no deja de ser la primera vez que la banda publicaba un tema, así que vamos a darles un poco de bombo y de paso aprovechamos para celebrar con ellos. Sa​cad el champán.

​​A finales de una década, los ochenta, en la cual el funk estuvo a la sombra, surgió el movimiento Acid Jazz en el Reino Unido, que proponía una vuelta a las raíces del buen soul​, el funk y el disco de los setenta, pero introduciendo elementos modernos para darle una vuelta de tuerca a la mezcla. Cuando Jamiroquai irrumpieron, ya había otras bandas (​The Brand New Heavies, James Taylor Quartet, Galliano) que estaban dándole forma al movimiento, pero ellos lo tenían todo para triunfar.

Los grupos del movimiento Acid Jazz contaban con solidísimos músicos y muy buenas creaciones, pero Jamiroquai tenían elementos distintivos que los hacían candidatos al triunfo internacional que alcanzaron después. Para empezar, imagen. Sobre todo la de su vocalista y líder, Jay Kay,​ quien ​curiosamente ​había tomado la decisión de formar la banda después de que The Brand New Heavies lo ​​rechazasen como cantante. Un jovencito casi con acné vestido con chándal (pionero mucho antes que los estandartes del nu metal de principios del siglo XXI, también apodados "chandalines"), que llevaba unos sombreros estrambóticos y se movía lo suficiente como para provocar algún que otro infarto. La producción cuenta con instrumentos de cuerda y los metales propios del soul. Añade las letras comprometidas y un toque étnico gracias al didgeridoo. Bingo.

Y en ese didgeridoo de Wallis Buchanan con que se abre "When You Gonna Learn?"​ (aunque los que somos músicos digamos que el bajo de Stuart Zender sustenta todo), es donde está el punto necesario para llamar la atención y gracias al cual te percatas de que vale, sí, no deja de ser Acid Jazz, pero esto es diferente. Y así se han mantenido Jamiroquai durante veinticinco años, cambiando y haciendo cosas diferentes. De hecho, aunque su formación no es tan inestable como se piensa, el único que ha permanecido en la banda desde el principio es el ​vocalista Jay Kay. Eso hace de cada disco una aventura nueva que, sin embargo, nunca pierde esa esencial mezcla a medio camino entre Soul, Funk, Rhythm & Blues y Jazz.

​Quiero tener un recuerdo especial para Toby Smith, teclista​ de Jamiroquai, en sus cinco primeros discos​, que además fue uno de sus fundadores y que por supuesto grabó "When You Gonna Learn?" con ellos. Las desgraciadas casualidades ​que la vida a veces tiene​, ​quisieron que falleciera en abril, ​días después de que su antigua banda publicara su último disco hasta la fecha, "Automaton".

​Jamiroquai están ahora inmersos en ​la gira de ​su último disco​. Ya pisaron Barcelona en julio y volverán el 25 de ​noviembre para actuar en Madrid. ​Os dejo con el cover que hice hace unos meses del tema que da nombre a ese disco, "Automaton"​:

​¡Nos vemos!

​Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

Mystery White Bird: “Magic Show (Trabas Project Remix)”

​​​Hoy traigo a este humilde blog una novedad que os va a encantar, porque trae la mezcla de dos interesantes mundos: el de Trabas Project, con el que estáis ​bastante familiarizados ​los que me seguís en las redes o a través de esta página, y el de Mystery White Bird. Se trata del remix que perpetré el año pasado de una de sus canciones, "Magic Show":

Ya hemos hablado ​otras veces de "Mystery White Bird", una formidable multiinstrumentista cordobesa que ha sido inspiración y referente en est​a primera etapa de Trabas Project. De creatividad desbordante, es conocida en la escena local de Córdoba por sus shows caseros, auténticos y cercanos. Hace casi dos años que se publicó su primer CD "All Right, Hurricane", en el cual un servidor tuvo el honor de participar como músico invitado. Además, ​pudimos entrevistarla para nuestro canal de YouTube, donde nos contó las aventuras y desventuras que rodearon a la producción del disco:

El gran error de aceptar el reggaeton (3)
​En el segundo parlamento sobre el reggaeton, publicado la semana pasada, me quedé hablando sobre los productores de reggaeton, que[...]

Este año, por la presencia que está manteniendo en las redes sociales, parece que está intensificando su actividad. Hemos sido testigos de una serie de vídeos en su canal de YouTube y seguramente nos dejará más sorpresas en los próximos meses. De momento, ya está disponible su disco en Bandcamp.  Puedes echarle un ojo pinchando en la imagen:

​https://mysterywhitebird.wordpress.com/

https://www.facebook.com/mysterywhitebird/

https://www.youtube.com/channel/UCPYN14D2sedM07S2neeNcWw

​¡Hasta la próxima!

https://www.youtube.com/channel/UCPYN14D2sedM07S2neeNcWw

​TRABAS.

​Buenos deseos. Jugar. Abrazar.​ Besos.

Música – Vídeos – Radio – Blog