El gran error de aceptar el reggaeton (3)

​En el segundo parlamento sobre el reggaeton, publicado la semana pasada, me quedé hablando sobre los productores de reggaeton, que no son capaces de ​componer una nota. Todo lo hacen a través del programita de ordenador (el DAW, la Estación de Trabajo Digital de Audio), sin el cual esos "compositores" no son absolutamente nadie​​. Y no lo digo yo: leí, en pleno furor por esa innombrable canción"firmada" por un tal Luis Fonsi, a ​varios indocumentados ensalzando ​una "genialidad" ​en esa canción justo antes del estribillo​, para lo cual el compositor ​​"rompe el flujo de trabajo de un software de producción musical​" (sic). Está diciéndole a​l mundo entero en ​la puta cara que el compositor de la música es el software de producción musical y considera "genial" que el "compositor" fuese capaz de manejarlo en ese segundo bíblico. Sus huevos ahí. ¿Genialidad? ¿Un "ritenuto", un "ritardando", un "calderón", una "fermata", un "rubato", un "ad libitum" (podría tener mil apariencias y ​otros tantos nombres) una genialidad? A eso hemos llegado: un ​individuo es artista por tener don de gentes y cara bonita y un productor es un genio por componer. Si ​un detalle tan nimio y tan manoseado en la Historia de la Música, también practicado en las músicas populares urbanas, no sólo le parece una genialidad a los fans del reggaeton, sino también a los periodistas y a los críticos musicales y el resto del mundo lo acepta sin más crítica, nos hemos ido a la mierda musical literalmente.

quote-left

​Está diciéndole a​l mundo entero en ​la puta cara que el compositor de la música es el software de producción musical y considera "genial" que el "compositor" fuese capaz de manejarlo en ese segundo bíblico. Sus huevos ahí.

​​Dije que le había declarado la guerra al reggaeton, en primer lugar, por su mediocridad. Y una vez más digo que no le he declarado la guerra al reggaeton por ​los ideales materialistas, machistas y obscenos que pone en pie. En segundo lugar, le he declarado la guerra por la sobrecontaminación. El reggaeton suena por todas partes y más frecuentemente en los lugares donde hacemos vida social: concretamente, donde bebemos y bailamos. Ahí está la contaminación más grave y donde terminamos aceptándolo. Porque es un lugar para la fiesta, no es el momento para estar rechazando nada. Eres un aguafiestas, ¡sólo es música! Ya lo has estropeado.

​Bien, igual tú no compras jamás discos de reggaeton ni lo escuchas en tu casa ni en el Spotify ni en el Youtube, pero lo conviertes en ​necesario cuando lo aceptas estando de fiesta. ​Y lo aceptas porque la industria musical trata al reggaeton ​dentro de los once principios de la propaganda de Goebbels:

​Esa es la gran baza del reggaeton. Mira Microsoft y sus productos informáticos. A Microsoft "nadie" le paga y "todo" el mundo le piratea; pero al aceptar y usar solamente sus estándares lo convertimos en imprescindible y, por tanto, ​lo pagamos doble cuando es necesario. Por ejemplo, con miles (¿millones?) de licencias de pago en los mismos organismos oficiales que mantenemos con nuestros impuestos. Del mismo modo, al aceptar el reggaeton​ hacemos que se reproduzca y genere derechos de autor. Lo alimentamos aunque no lo paguemos directamente.

quote-left

​Le compran al​ perro un collar nuevo y dicen que el perro es nuevo. Y por nuestra falta de criterio tragamos y pensamos que nos ofrecen cosas nuevas.

​¿Y por qué hay tan pocos testimonios de artistas "de renombre" como los siguientes, abiertamente en contra de esta manipulación que el reggaeton ejerce sobre la población?

​Otra de las razones por las que el reggaeton ha conseguido sobrevivir tantos años en la cima es por el engaño comercial de ​la industria de, quasi veladamente, cambiarle el nombre a "electro latino" ​hace unos años y ahora ​a "trap". ​Le compran al​ perro un collar nuevo y dicen que el perro es nuevo. Y por nuestra falta de criterio tragamos y pensamos que nos ofrecen cosas nuevas.

​Y para rematar, existe una sobeteada excusa que no sería la primera vez que oigo: ​que detrás del reggaeton hay trabajadores honrados, artistas que luchan y familias que comen. OK, McKey: también hay todo esto detrás de los que hacen propaganda política y ocultan tramas gurtels y casos ERE​.  Sugerencia (que la puedes considerar o pasar por el forro de donde desees): cada vez que escuches reggaeton, en el contexto que sea, no digas ni hagas nada. Haz caso omiso de todo, ​​como cuando un niño se enrabieta. ​Igual así se calla.

Abrí esta serie de tres capítulos dedicada al reggaeton ​en estos términos: "el reggaeton no es una mierda". Y aunque le tenga declarada la guerra, me reafirmo: ciertamente el reggaeton no es una mierda​. Es una mierda pinchada en un palo.

Nos vemos la próxima semana.

¡Un abrazaco!

Trabas.

Buenos deseos. Jugar. Abrazar. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *